(EN) SILENCIO, SE LIDERA!

La reciente visita al Japón de Rajoy me da motivo para esta entrada al blog: el presidente del gobierno español afirmó que el accidente de Fukushima no era para tanto, en defensa de la energía nuclear.
Sin embargo, apenas unas horas después, la ONU ha advertido de que se han subestimado las consecuencias del citado accidente y de que se vierten todos los días 300 toneladas de agua letalmente contaminada al océano Pacífico.

Qué gran oportunidad de haber callado para Rajoy.

Se atribuye a Groucho Marx, aunque antes lo dijo Mark Twain, aquello de que es mejor callar y parecer estúpido, que abrir la boca y disipar toda duda. ¿Acaso obligaron al presidente a declarar sobre Fukushima y no se le ocurrió decir otra cosa? Pobre.

La capacidad de facilitar los procesos también se mide por saber callar. No es necesario hablar por hablar. Incluso en la hipótesis, maligna, de que Rajoy sea presa del lobby atómico, o del inversor japonés, no se me ocurre peor manera de defender los intereses de dichos grupos de presión.

Claro que tampoco me molesta exactamente esa incompetencia, sino la de no saber defender los intereses generales para los que fue elegido, supuestamente, por toda la ciudadanía.

Comoquiera que fuere, me sirve su mal ejemplo para debatir acerca del rol callado pero constante del buen líder, que no siempre pasa por estar en el centro de los focos ni en el ojo del huracán.
Un facilitador de las cosas -otra manera de llamar al líder- sabe que puede confiar en sus colaboradores y que no todo depende de él mismo. Conoce las ventajas del trabajo colectivo y apuesta por él. Aunque a veces otras personas asuman el protagonismo, es sano y enriquecedor en los procesos de desarrollo personal que todas las personas cuenten con momentos en los que demostrar su valía personal ante (y no frente a) la comunidad.

El facilitador sabe incluso conducir sus propias necesidades personales de protagonismo y no envanecerse, aún reconociéndolas y valorándolas en su justa y no cicatera medida. El líder no es tacaño ni racanea los elogios (ni en su fuero interno los autoelogios). Es generoso consigo y con sus compañeros de proyecto.

Esa generosidad le permite permanecer en un discreto segundo plano y no necesita vanagloriarse, incluso cuando el éxito dependa en gran medida de su trabajo. Porque hace todos los días su trabajo personal de auto-reconocimiento, halla satisfacción de adentro hacia afuera y no a la inversa.

Así, su silencio brota del equilibrio y la armonía interior, conectado con la naturaleza, con el universo, con el Tao según la sabiduría oriental.

El silencio no significa pasividad, desde luego. Como muchos ‘machacas’ o personas más laboriosas saben, el segundo plano es terreno habitual para los mas tímidos, no necesariamente menos aptos. Por eso, identificar silencio y pasividad solo es posible para quien se mueve más en el centro de los focos que entre las bambalinas.

El silencio tiene más relación con la profundidad, con la reflexión, con la ecuanimidad. Saber callar es una virtud ligada a la sabiduría. La que suele demostrar que le falta a gente como Rajoy, lamentablemente. Pero más lamentablemente, no sólo a él. Todas las personas incurrimos a lo largo de la vida en este procaz vicio. En esta línea, ese pensamiento que afirma que líder puede ser -o no ser- cualquiera, y que no identifica jefe con líder, o proceso de liderazgo con gobierno. Todas las personas, al margen de su acción o trabajo actual, son líderes potenciales de su comunidad.

De otro lado, el silencio va más allá de la ausencia de palabras y se sitúa también en el marco de las acciones. Dejar hacer, dejar pensar, dejar vivir, dejar errar. Desde el acompañamiento activo, es decir, cercano y dispuesto, no desde el “tú te apañes”. Dispuesto a apoyar sin criticar, a sostener sin requerir, a consolar sin “te lo dije”… De alguna manera, se trata de dejar que el proceso personal o colectivo siga su curso, tal como Mindell propone en su obra (pág. 84), virtud propia del proceso que él denomina de elderazgo, concepto que ya he abordado en otras entradas.

La mala noticia es que no es fácil. Pero liderar procesos y personas no lo es. Requiere desaprender mucho de lo que nos enseñaron “civilizadamente”. La buena noticia es que cualquiera que realmente quiera puede empezar a hacerlo: reaprender a conectar con nuestra auténtica naturaleza humana, entre la animal y salvaje, y las primeras elaboraciones racionales basadas en el amor incondicional y sagrado de sentirnos parte de un todo superior, y con un destino común como humanidad. En ello nos va ese nuestro destino.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

LIDERAZGO Y FILOSOFÍA

Parece que la influencia de las corrientes más radicales del capitalismo está arrojando a las llamas del infierno a las disciplinas humanísticas y en particular a la filosofía. Así, no son pocos los planteamientos para reducir o suprimir estas materias.

Sin embargo, cada vez son más personas las que, desde el mundo de los negocios, reclaman la utilidad de la filosofía como herramienta para aprender a pensar, como recoge Anders Berg Poulsen en el artículo Why Future Business Leaders need Philosophy. Alumno de la Escuela de Negocios de Copenhague, su artículo destaca sobre todo por recoger lo que podrían ser ciertos postulados de una nueva corriente de pensamiento filosófico de los negocios.

Así, en el citado artículo, Berg Poulsen recoge las declaraciones de Holten-Andersen, presidente de la Copenhagen Business School, cuando dijo que “las fuerzas del mercado son tan fuertes que nos obligan a ir en una dirección que a algunos de nosotros en realidad no nos favorecen.” En la Reunión Anual de 2012 en Boston de la Academy of Management, pronunció un provocativo discurso a los académicos y líderes de negocios que allí se hallaban. En su llamada de atención, abogó por desafiar constantemente nuestras creencias y percepciones tradicionales con el fin de debatir hacia dónde nos dirigimos y qué queremos. La llamada a confrontar nuestra forma de pensar habitual no se basa en un vulgar sesgo anti-capitalista, donde los negocios son malos y no se puede confiar en ellos, sino en una evaluación del impacto socio-económico a largo plazo de la toma de decisiones a corto plazo.

Holten-Andersen se explicó: “No soy anti-capitalista. Debo decir que realmente soy un gran creyente en los méritos del capitalismo. Pero estoy sin duda más a favor de la democracia que del crudo capitalismo que estamos viendo en este momento cambiar Europa y también parte de los Estados Unidos.” Estos pensamientos pueden no ser nuevos, pero son sin duda muy llamativos teniendo en cuenta la posición influyente de las personas de negocios a las que se dirigía.

Después de recoger la reflexión del directivo de la escuela de negocios de Copenhague, Berg Poulsen propone la utilidad de la filosofía en la llamada realizada por Holten-Andersen, al afirmar que “la filosofía persigue hacer preguntas en lugar de ofrecer respuestas. En este sentido, la función de la filosofía no es tanto responder a nuestras preguntas, cuanto cuestionar nuestras respuestas. (…) Esta es la esencia de la filosofía: no enseña qué pensar, sino cómo pensar.”

Continúa Berg Poulsen denunciando que “los marcos teóricos para la resolución de problemas, como las cinco fuerzas de Porter y casi todos los demás, son heurísticos: pueden acelerar el proceso de búsqueda de una solución, pero es a expensas del pensamiento autónomo.”

De esta manera, sigue el citado autor, “la filosofía puede ayudar a articular los puntos ciegos de los negocios mirando detrás de sus supuestas certezas y precondiciones teóricas. Al ponderar las cuestiones que están fuera del ámbito de los negocios, la filosofía puede ampliar la reflexión del horizonte de los futuros líderes empresariales para ayudarles a gestionar la complejidad y tomar decisiones acertadas, no sólo en el ámbito de un buen negocio, sino también de acuerdo con las necesidades de la sociedad.”

Para concluir, el joven co-fundador de GRASP, revista digital de pensamiento y negocios, termina apuntando que estas reflexiones “no apuntan a un futuro de filósofos-líderes, como alentó Platón. Esto es debido a que el criterio pragmático y la exigencia de conocimientos técnicos del mundo de los negocios siguen siendo muy necesarios. Los modelos de negocio, conceptos y estrategias sin duda siguen siendo una necesidad. Sin embargo, la filosofía podría ayudar a seguir mejorándolos.”

Estas ideas conectan con las de Gonzalo Mendoza y Jorge Úbeda, fundadores de la Escuela de Filosofía de Madrid, para los que el mundo globalizado y saturado de información en que vivimos plantea desafíos que sólo pueden abordarse desde un nuevo estilo de liderazgo en el que la filosofía aporte de manera significativa, tal como se expresan en una reflexión publicada en la revista Consejeros.

En esa línea, defienden que “la formación específica y técnica que está orientada a la consecución de resultados y estructurada según un esquema de medios y fines es, y será, siempre necesaria; pero no es suficiente para generar los líderes que necesita el siglo XXI. La filosofía aparece, a nuestro entender, como un saber que contribuye de un modo privilegiado a esta formación y que se constituye como un complemento formativo necesario para completar el recorrido de un buen líder.”

Según los citados autores, “la responsabilidad del líder no se mide únicamente por la horas que se trabaja, por la capacidad de ejecutar órdenes o de plegarse a las condiciones que otros ponen. La responsabilidad es una actitud crítica y constructiva. Crítica, porque el líder responsable no da por hecho que todo está bien ni entrega, sin examen previo, a la costumbre o a las tradiciones la respuesta a los desafíos siempre nuevos del presente. Constructiva, porque el líder responsable busca, con los otros, soluciones reales a los problemas planteados: soluciones que sean innovadoras y, al mismo tiempo, adecuadas a la realidad presente.”

Hasta la revista Forbes se hace eco de la creciente importancia de la filosofía para el liderazgo del siglo XXI, al recoger un artículo de Michael Lindenmayer denominado “Lecciones de liderazgo de la filosofía de Sócrates”. Quizá en exceso pragmática, la reflexión de Lindenmayer, se resume en recordar la gran aportación filosófica de Sócrates: saber hacer buenas preguntas, y propone un método de siete pasos de interés para aprender a hacerlas.

Posiblemente el mayor reto para el liderazgo actual se ubique en aprender a preguntarnos y darnos tiempo para respondernos a nosotros mismos. Sólo desde nuestro propio centro, en equilibrio emocional, visceral e intelectual, habremos de saber hallar, no las respuestas, sino el camino hacia ellas.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | 2 comentarios

PLANETA LIDERAZGO

En la 2ª edición del Master en Dirección y Gestión Estratégica de Recursos Humanos, he tenido el placer de presentar la sesión relativa a “Liderazgo y equipos”. Se trata de un posgrado co-organizado por Rich&asociados y la Universidad de Córdoba. Dicha sesión tiene dos partes, una más práctica y dirigida a la gestión de equipos, y otra más teórica en orden a comprender las diversas formulaciones acerca del concepto y sentido del liderazgo. De la primera parte ya presenté una entrada hace un par de semanas. Ahora presento el prezi que expuse en la segunda parte de mi exposición, homónima a esta entrada.

La pasada edición recibí ricas aportaciones respecto a los contenidos de mi intervención sobre liderazgo. Según el sentir de parte del alumnado, mi exposición habría pecado de excesivo carácter práctico. “Bendito exceso”, pensé inicialmente, con el apoyo de otra parte del alumnado, que afirmaba y reivindicaba dicho carácter práctico para todas las sesiones del Master.

Sin embargo, conforme avanzaba el tiempo, he ido sintiendo la necesidad de dedicar parte del módulo a sistematizar las diversas visiones acerca del liderazgo. De dicho sentimiento ha nacido esta exposición que hoy te hago llegar.

Espero te resulte útil o interesante.

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

LIDERAZGO Y GESTIÓN DE PERSONAS

He tenido la oportunidad de poder impartir el módulo de Liderazgo dentro de la 2ª edición del Master de Dirección y Gestión Estratégica de Recursos Humanos que Rich&asociados coorganiza junto a la Universidad de Córdoba.

Dejo el enlace a la presentación introductoria (en prezi) realizada en la primera sesión del citado módulo. En una próxima entrada enlazaré con la presentación de la segunda sesión del módulo de Liderazgo.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿RECURSOS HUMANOS O PERSONAS?

No digo nada nuevo si abro mi reflexión lanzando una provocadora pregunta: ¿las personas que trabajan en nuestras empresas se pueden definir por la actividad que hacen –trabajadoras– o por la esencia de lo que son –personas–? El propio presidente de una confederación local de empresarios, en un reciente acto público, cuestionaba sin ambages la expresión “recursos humanos”, por abstracta y compleja.

Acudiendo a la fórmula del fin en sí mismo, propia del imperativo categórico kantiano, “obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin al mismo tiempo y nunca solamente como un medio”, ¿qué consecuencias tiene para la gestión de personas esta reflexión kantiana?

Los trabajadores son ¿simples elementos productivos o complejos seres humanos? ¿Acaso la consideración de personas en toda su complejidad debería conducirnos a dejar un mayor margen de libertad y participación en las empresas a los trabajadores? ¿Qué significado tendría dejar de considerarlos como simples “recursos”? ¿Cambiar la denominación ayudaría a algo? ¿Sólo la denominación?

Los detractores de una amplia esfera de libertad en la empresa para sus “recursos humanos” suelen hallar su fundamento en el pesimismo antropológico de Maquiavelo: “el hombre es perverso por naturaleza y se mueve en torno a intereses individuales en búsqueda de su propio bienestar”. El supuesto sería que los trabajadores no rendirían adecuadamente si no fueran controlados o incluso motivados por sus empresas.

La perversa complejidad del ser humano, por tanto, ¿es una ventaja o un inconveniente en ámbitos laborales? ¿Resulta ese individualismo maquiavélico una fuente de problemas para la empresa?

También desde el marxismo hay una aportación crítica a una visión comunitarista de la empresa: empleador y empleados no tienen los mismos intereses y además estos son muy difícilmente compaginables, o gana la empresa o ganan los trabajadores.

No hay respuestas cerradas ni que zanjen esta cuestión definitivamente. Quizá son visiones complementarias: no me gusta referirme a las personas como factores productivos (visión de la economía clásica, por cierto), pero casi estoy seguro de que cambiar el nombre de “recursos humanos” por “personas”, simplemente, no es una solución.

¿Es posible acordar entre empleador y trabajadores un régimen de cierta exigencia desde la confianza y el respeto a la dignidad humana? ¿Cabe un compromiso de los trabajadores con su empresa susceptible de ser supervisado o revisado desde la debida consideración humana? ¿Existen métodos de seguimiento del trabajo basados en la lealtad y corresponsabilidad entre empleador y empleados?

Casi me atrevo a responder que sí a las anteriores tres preguntas: desde los nuevos paradigmas de la gestión de personas en la empresa es algo que venimos abordando y trabajando con ilusión e, incluso, con esperanza: los nuevos modelos se basan en incorporar elementos de visiones extremas. Ni absoluto control, ni absoluta dejación.

Las aportaciones de metodologías como la programación neuro-lingüística (PNL), el trabajo de procesos (PW, por sus siglas en inglés), el coaching o el liderazgo a la gestión de personas impresionan por su enorme impacto en mejorar las relaciones, la confianza, la lealtad y, desde luego, los resultados en las empresas, no sólo los económicos pero también.

Desde Rich & asociados, firma de servicios profesionales de la que soy socio-director, venimos ofreciendo esas aportaciones no sólo al campo de las relaciones laborales, sino también a los ámbitos de la dirección-gerencia y la planificación estratégica de las empresas y otras entidades similares.

Como muestra de ello, la primera edición del Master de Dirección y Gestión Estratégica de Recursos Humanos, co-organizado por Rich & asociados, se ha hecho un profundo eco de estas visiones vanguardistas en la gestión de personas. Somos referentes en la materia y esperamos seguir siéndolo en la segunda edición de dicho Master para el próximo curso. ¿Te interesa?

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

LIDERAZGO Y NEGOCIACIÓN

Durante esta semana se está desarrollando en la ciudad de Córdoba el XLVII Congreso de la Asociación Estatal de Alumnos y Ex Alumnos de Relaciones Laborales, RRHH y Graduado Social. En dicho Congreso, he tenido el gran honor de ser invitado, como Socio Director de Rich & asociados, para disertar sobre la importancia de la negociación en el mundo del trabajo. En un momento crítico en que se ha aprobado una reforma laboral por decreto y se ha anunciado una huelga general, quizá sea interesante meditar sobre el valor y sentido de la negociación. A continuación transcribo el contenido esencial de la exposición presentada.

Negociar, ¿por qué? o ¿para qué?

Es obvio, aunque resulta difícil de aceptar, que el mundo que vivimos es violento y conflictivo. No digo que sea más o menos que en otros momentos históricos, pero desde luego lo es. Tampoco afirmo que esas sean las únicas características de nuestra realidad, pero desde luego son algunas de ellas. Y uno de los principales focos de conflicto y violencia es el de las relaciones laborales.

La negociación es una herramienta para afrontar el conflicto. Podríamos defender que es una técnica para su prevención, o que se trata de un arte para su resolución, o incluso, como apuesta el método Harvard, que es mitad técnica y mitad arte. En todo caso, negociar puede servir para reducir la violencia derivada de la falta de entendimiento entre los seres humanos.

Para la wikipedia, la negociación es “un proceso por el cual las partes interesadas resuelven conflictos, acuerdan líneas de conducta, buscan ventajas individuales y/o colectivas, procuran obtener resultados que sirvan a sus intereses mutuos. Se contempla generalmente como una forma de resolución alternativa de conflictos o situaciones que impliquen acción multilateral.”

Para David Lax & Jim Sebenius, de la Harvard Business School, “negociar es un proceso de interacción potencialmente beneficioso, por el que dos o más partes con un conflicto potencial o no, buscan mejorar sus opciones a través de acciones decididas conjuntamente.”

Existen diversas estrategias de negociación, que básicamente pueden clasificarse en las distributivas (ganar a toda costa), cooperativas (win to win o todos ganan) y posicionales (ancladas en los puntos de partida). El método Harvard de negociación avanzada podría definirse como un cóctel de lo mejor de las estrategias tradicionales, utilizando la táctica más apropiada según las circunstancias lo requieren.

Para afrontar con cierta seguridad una negociación es necesario saber si tenemos alguna alternativa al acuerdo negociado. En la jerga harvardiana, esto es el MAAN (mejor alternativa al acuerdo negociado). Es fácil deducir que si nuestra MAAN es mejor que lo que podríamos conseguir negociando, seguramente no llegaremos a ningún acuerdo. Por el contrario, si nos han ofrecido durante la negociación algo mejor que nuestra MAAN, probablemente lleguemos a un acuerdo. Para ilustrar este asunto, es interesante visionar el siguiente fragmento de la serie “Daños y Perjuicios”:

En esta dura negociación entre abogados, la interpretada por la gran Glenn Close no atiende los intentos de llegar a un acuerdo de su airado colega. Parece tener una gran confianza en que su MAAN (el veredicto del jurado) le beneficiará por completo. Por ello, no se mueve de su posición inicial. En cambio, el grosero abogado que representa a la empresa que ha causado los daños, parece saber que lo exigido por su impasible compañera de profesión es mejor que su MAAN, por lo que in extremis accede a su petición.

El elemento clave del método Harvard es el concepto de interés, frente al de posición. Los intereses de las partes son sus motivaciones reales, profundas, auténticas, y según algunos autores, pragmáticas. En cambio, las posiciones son las motivaciones iniciales, los puntos de partida, y según otros autores, los intereses perturbados por las pasiones o deseos viscerales. En el vídeo anterior, la abogada de los damnificados aparenta, al menos, estar embebida de posiciones (su MAAN se lo permite), aunque en este supuesto dichas posiciones coinciden plenamente con los intereses de sus clientes.

La clave para conseguir el éxito de una negociación -según el método Harvard- es conseguir convertir las posiciones en intereses. Cuando ello es posible, la negociación facilita conseguir el acuerdo. Cuando no lo es, el acuerdo se dificulta. Esto último sucede con demasiada frecuencia, por ejemplo, en el ámbito de las separaciones y divorcios. No obstante, nuevos paradigmas de la negociación y, sobre todo, de la mediación, están revelando la importancia de introducir las emociones, las intuiciones, los sueños, etc. en la agenda negociadora. Todavía de manera incipiente, estos nuevos métodos acentúan la importancia del factor emocional para avanzar en negociaciones complejas, como pueden ser los procesos de paz o los diálogos interraciales o interculturales. Así lo propone el Trabajo de Procesos desarrollado por Mindell y otros.

Entre los diferentes estilos negociadores, el del reclamador de valor o litigador es uno de los más conocidos y desarrollados. Es el clásico. Entre los abogados abunda. Volviendo al ejemplo anterior de la serie televisiva, es el practicado por los dos juristas intervinientes. El objetivo del litigador es la victoria casi a cualquier precio, ignorando las pretensiones de la otra parte y sin perspectiva a largo plazo. Veamos otro ejemplo del también denominado negociador duro:

En el otro extremo se halla el creador de valor o conciliador, cuyo principal virtud es apostar por la confianza en la relación, por la imaginación en las propuestas y por la búsqueda de opciones que beneficien a todas las partes. Muy exitoso en el trabajo a largo plazo, su arma esencial es la comunicación amistosa. También denominado negociador suave, aquí podemos ver un ejemplo algo pueril pero muy ilustrativo (lo siento, es un anuncio publicitario):

Por último, en toda negociación es clave la comunicación. Para poder preparar adecuadamente una negociación es esencial conocer los intereses y posiciones de la contraparte. Ello se deduce no sólo del discurso evidente sino también del lenguaje corporal u otros elementos, dado que a veces existen intereses ocultos mientras que en otras ocasiones no se explicitan todos. De ahí la importancia de la escucha atenta.

De manera anecdótica, en un tono cómico, para cerrar esta intervención, me gustaría reirme de la falta de escucha activa en nuestras vidas en general, y en la profesional en particular, con el siguiente vídeo de José Mota:

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

LIDERAZGO EMPRESARIAL

El Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) organiza dentro de su Plan de Formación 2011 varios cursos de Liderazgo Empresarial en Andalucía. Para impartir dos de ellos cuenta con Rich & asociados, que como sabéis, es la firma de servicios profesionales de la cual soy socio director. Aunque en el enlace al Plan podríais ver que estaban previstos para julio y agosto, finalmente tendrán lugar a finales de septiembre y principios de octubre, fechas mucho más propicias para cualquier emprendizaje que las duras por calurosas fechas veraniegas.

No quiero dejar pasar el momento para animar a la juventud y a todas las personas que tengan relación con jóvenes a interesarse por las posibilidades de esta formación tan específica a la vez que introductoria del liderazgo. La pretensión del curso es desarrollar habilidades de liderazgo para jóvenes.

Tan importante como las habilidades del liderazgo es la intención con la que se despliegan dichas capacidades. Es lo que Amy Mindell denomina “metahabilidades” (“Metaskills: The Spiritual Art of Therapy” Lao Tse Press, 2001). Son las habilidades emocionales y actitudes especiales necesarias para servir a los demás.

Para ilustrar este concepto voy a recurrir al reciente Eurobasket 2011: según parece, la selección española de baloncesto ha reeditado su éxito de hace dos años, volviendo a proclamarse campeona de Europa. Los titulares son muy efusivos: España vuelve a reinar en Europa en una final para la historia, no sólo dentro sino también fuera del país: España es el dream team y mejor equipo que EEUU.

¿Dónde ha podido estar el secreto de este éxito? Obviamente no se trata de sólo un factor, lo que sería simplificar temerariamente todo el trabajo de muchas personas y no sólo de las que hemos visto rodeadas de estrellato y champán en los medios. Pero me interesa especialmente destacar una metahabilidad: la ternura con la que estos jóvenes hombretones se tratan y se quieren entre sí. No les cuesta darse unos a otros cariño, en palabras o en gestos, y esto es algo que tradicionalmente a los hombres nos ha costado en la tierra de los machos ibéricos.

El mejor ejemplo de esta ternura lo encontramos en el gesto del capitán de la ÑBA (como también denominan a la selección española por la pléyade de estrellas que juegan o podrían jugar en el campeonato de baloncesto más importante del mundo, la NBA) cediendo el honor de alzar la copa de campeones que le corresponde, a su compañero Felipe Reyes, por lo mal que lo ha pasado en las últimas semanas tras la repentina muerte de su padre (Felipe Reyes: “Estaré eternamente agradecido a Navarro”).

Este tipo de habilidades emocionales crean la realidad, en este caso un equipo, y hacen más grande y más hermoso hasta el peor de los quehaceres, aunque no sea el caso de los bicampeones de Europa (también fueron campeones del mundo en 2006, subcampeones europeos en 2007 y plata olímpica en 2008). Desde luego, viendo cómo se relacionan estos chavales (con edades entre 22 y 32 años), no extraña que consigan lo que se proponen.

Y como dice el director técnico de la federación española de baloncesto, estos chicos juegan al basket como entienden la vida, lo que resulta muy esperanzador. Quizá podamos aprender algo de ellos.

Compañerismo con ternura

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

LA HONESTIDAD DEL AGUA

Esta nueva entrada va de cine y tiene su origen en la reciente visión de dos clásicos de gran interés. Una es la corrosiva El Gran Carnaval, de Billy Wilder, protagonizada por el incombustible Kirk Douglas en el año 1951. La otra, la deliciosa Vacaciones en Roma, dirigida por William Wyler y protagonizada por Audrey Hepburn y Gregory Peck, en 1953. Ambos son en mi opinión excelentes filmes.

Sendas producciones tienen, a pesar de sus notables diferencias, mucho en común: con la temática periodística como pretexto, late una reflexión ética sobre la honestidad -incluso con cierta finalidad moralista- en sendas realizaciones.

Mientras que Wilder refleja con toda crudeza el funcionamiento de los mass media en una película en la que el drama es el centro de su historia, Wyler consigue que el espectador de su film esté relajado prácticamente desde el comienzo del mismo, anticipando un happy end casi seguro.

En lo que a nuestro blog atañe, ambas obras enuncian el valor de la honestidad, algo muy útil para profundizar en el proceso de liderazgo. El nuevo líder, el sabio o élder, no mercadea con la verdad ni la utiliza a su antojo. Sabe de los graves riesgos que padecen las personas y sociedades que engañan o se autoengañan, pues no otra cosa es la falta de honestidad.

Veamos un pequeño fragmento de El Gran Carnaval. Después del grave accidente en una cueva de un pobre desgraciado -Leo-, el periodista que protagoniza la historia -Charles Tatum, interpretado por Douglas- ha conseguido situarse en una posición privilegiada frente a los demás periodistas que cubren la noticia, mediante un vergonzoso pacto con el sheriff del lugar. Llevado por la ambición, ha conseguido que el método para salvar a Leo se alargue más días de los que serían imprescindibles, algo que le permitirá prolongar también la exclusiva periodística que ha conseguido.

Sin embargo, el desenlace fatal de la trama no resulta ser el esperado para Tatum, aunque sí para el cinéfilo sensible a la atmósfera que Wilder ha ido creando desde el comienzo.

Frente a Tatum, el arquetipo opuesto se nos aparece personificado en Joe Bradley, periodista que protagoniza Vacaciones en Roma y que interpreta Peck. En este bello cuento de hadas, una hermosa princesa juega a escabullirse -aburrida- de sus altas responsabilidades, algo que es descubierto por un noble reportero y su paparazzo fotográfo, que -sin su consentimiento- consiguen un rico documental gráfico de las más interesantes intimidades reales de la joven e ingenua aristócrata. Después de haberlo vendido a un astronómico precio a una agencia de noticias, las dudas éticas asaltan a Bradley… (bastan los primeros 4 minutos del corte, aunque los 10 minutos son de gran valor).

La referencia espiritual de hoy parte, como en alguna anterior entrada, del Tao Te Ching. En concreto, de su capítulo 8, en que se recomienda desarrollar las cualidades del agua: libertad y bondad.

Bondad

La forma suprema de bondad es como el agua. La bondad del agua es servir a todos los seres sin lucha. Va a los lugares que todos desprecian. (…) A la hora de dar, la bondad se muestra en el amor. A la hora de hablar, la bondad se muestra en la verdad (Tao Te Ching, The Book of Meaning and Life by Lao Tzu. Traducción y comentarios de Richard Wilhelm, citado por Arnold Mindell en Sentados en el fuego, Icaria 2004).

Parece chocante atribuir al agua un valor como la bondad. Para Mindell, “el agua se mueve hacia todos los lugares a los que puede llegar sin lucha alguna. Simplemente fluye y espera hasta encontrar el curso más bajo. (…) La bondad del agua consiste en no juzgar, sino fluir incluso cuando otros temen hacerlo.”

Mientras que algunas personas hacen juicios de rentabilidad egoísta, otras fluyen y se dejan llevar por lo que sienten en el plano emocional más profundo. Así, Tatum no se deja dominar por su sentimiento que le avisa del riesgo para la vida de Leo en El Gran Carnaval, sino que está pensando en lo famoso e importante que puede llegar a ser con su exclusiva. Y no es que no empatice con Leo y sus preocupaciones (su dolor, su espanto ante la inminencia de la muerte), que en varios momentos de la película puede intuirse que sí lo hace: lo que ocurre es que no se deja fluir por ese sentimiento de empatía que obstaculiza su éxito profesional.

Por el contrario, Bradley, conecta con su corazón y siente que, como persona que es, quiere respetar a las demás personas y sus preocupaciones (con independencia de que coincidan con sus intereses y valores). Y eso que siente, lo deja fluir, como hace el agua, convirtiendo en bondadoso su actuar.

Los líderes del siglo XXI, los élderes o sabios, saben conectar con el plano emocional de los acontecimientos de manera que esa conexión les ayuda a sí mismos y a otras personas a ir más allá de sus límites (el ejemplo de Bradley con su compañero fotógrafo es muy elocuente: apenas una frase, un silencio y una mirada, como se aprecia en el vídeo), fluyendo de la misma natural manera en que lo hace el agua.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | 4 comentarios

DEMOCRACIA PROFUNDA

No puedo negar que estos días me siento alegre y optimista. Mis entrañas destilan confianza en el género humano y en la ciudadanía. Mis sueños me muestran lugares revueltos pero a la vez bellos. Percibo unas vibraciones, buenas vibraciones, que me infunden una gran esperanza en el futuro.

Como supongo alguien habrá adivinado, mi estado de ánimo tiene que ver con las movilizaciones por una democracia real ya, derivadas del movimiento 15-M. Sin aparente promotor, grandes grupos de personas están ocupando los espacios públicos de toda España para manifestar su malestar, su indignación (se cita a Stéphane Hessel como uno de los ideólogos por su manifiesto “Indignaos”, prologado por Sampedro). Las redes sociales de internet están saturadas de mensajes de apoyo y rebeldía, de cansancio e indignación, de reforma y revolución. Los medios masivos dominantes (SER, COPE, RNE, El Mundo, El País, etc.) que inicialmente ocultaron las protestas, ahora no dejan de atender -desinformando en muchos casos- el fantasma que recorre España. Significativa la intervención de una ciudadana en una tertulia de RNE que sobrecoge no sólo por su pasión sino también por la verdad de su contenido; circula por internet levantando la moral de la gente y la recomiendo para quien quiera tomarse una píldora de realidad (http://www.facebook.com/video/video.php?v=1963847267044&oid=209411621851&comments). Asimismo, las movilizaciones están difundiéndose por todo el mundo a través de muy diversas vías, entre las que destacan de nuevo las redes sociales (http://www.facebook.com/SpanishRevolution).

No es un movimiento monolítico como muestra la existencia de diversos enlaces en las redes sociales, en los correos electrónicos, en los sms, en el boca-oreja, etc. Se trata de una expresión de gran diversidad y pluralidad, de múltiples sensibilidades, de motivaciones complejas, todas ellas unidas por un grito común de BASTA. De las numerosas consignas repetidas, destacan las coreadas contra banqueros y políticos de un país que supera los 4 millones de desempleados, donde el mileurismo es una suerte, las ayudas sociales una lotería y el futuro una incógnita. La gente se levanta contra esos banqueros y políticos que en este contexto siguen cobrando retribuciones (bonus, pluses, dietas, pensiones extraordinarias, etc.) desmesuradas. Perciben a una banca que sigue consiguiendo pingües beneficios y a pesar de ello es subsidiada por el Estado, mientras se le exige al pueblo que se apriete el cinturón. En las redes sociales se preguntan por qué suprimen ayudas o se recortan pensiones y a la vez se hacen fondos de ayuda al sector bancario. Por el twitter circulan mensajes cuestionando los altos emolumentos de políticos de instituciones calificadas poco útiles, como el Senado. En facebook hay un grupo que pide que no se presenten a elecciones los políticos imputados en casos de corrupción.

En definitiva, se está hablando de política (en el más amplio sentido), contra el criterio del dictador Franco (que recomendaba a la gente que hiciera como él y no se metiera en política), lo que de por sí podría ser motivo de alegría. En plena campaña electoral, se habla de la política que preocupa a la ciudadanía. Y es preocupante que la gente sienta que los políticos no hablen de esa política.

Otra nota destacable es que todo este movimiento, no homogéneo pero que podríamos identificar, entre otros, con espacios virtuales como el ya citado democraciarealya.es (web que está saturada por cierto en estos momentos), es muy respetuoso y pacífico, no-violento. Dadas las circunstancias de malestar y desencanto previas, resulta agradablemente sorprendente que no se haya caído en la expresión airada o en la producción de altercados públicos, lo que también es una muestra de cierta madurez personal y colectiva de la ciudadanía. Escribo esto en el momento en que la Junta Electoral Central (JEC) ha declarado ilegales las concentraciones ciudadanas de toda España, poniendo en un aprieto al Gobierno y las fuerzas de seguridad que en las próximas horas tendrán que afrontar un trabajo tan problemático como complejo. El movimiento ya se ha movilizado ante ello (http://actuable.es/peticiones/urgente-exige-autoricen-concentracion-puerta-del-sol), y se nos plantea en las próximas horas a todos/as como nación un reto mayúsculo al que confío sepamos dar una respuesta inteligente y madura.

Mi particular reflexión al respecto, en relación a la temática de este blog, vuelve a centrarse en las reflexiones que el maestro Mindell (Sentados en el fuego, Icaria 2004) hace al respecto de la democracia profunda. Los procesos de liderazgo necesarios en esta coyuntura pasan por tomar conciencia de qué sensibilidades han sido y siguen siendo representadas y cuáles no. El verdadero líder, el élder o sabio, aprende a sentir cosas, relaciones y sentimientos que apenas han venido siendo expresados y, sobre todo, escuchados. Por eso, escucha no sólo las expresiones de rigor y autoridad, los deseos de hegemonía, las amenazas de represión (comúnmente con mayor repercusión mediática, como es la resolución de la JEC, u otras opiniones de sectores conservadores), sino también las expresiones marginales, las visiones trascendentes, los deseos sublimes, los sueños utópicos, los gritos de rabia, etc. En relación con estas últimas, hay muchas personas que tienen poderosas expresiones interiores que no saben cómo expresar (algunas simplemente se lanzan a la calle y ocupan los espacios públicos). Porque no todo se puede decir. Algunos mensajes sólo se pueden oir conectando con nuestro magma más profundo: algunas personas rezan o meditan, otras cantan o bailan, otras guardan silencio en una concentración urbana. El buen proceso de liderazgo considera también estos mensajes profundos y no sólo los dominantes que son amplificados por los poderosos medios masivos de comunicación.

Para llegar a la democracia profunda es necesario atender las voces que normalmente no son atendidas, las vivencias experimentadas, los sentimientos profundos, los sueños anhelados, el espíritu de la tierra, los gustos y disgustos a flor de piel. Así, damos posibilidad para que todas las personas podamos expresarnos, y no sólo aquellas que cuentan con medios (económicos, culturales, intelectuales, políticos, institucionales, etc.) para hacerlo. En palabras de Mindell, “necesitamos libertad para soñar en cualquier momento. La democracia profunda significa la posibilidad para todo el mundo de percibir y expresar todo lo que siente.”

En estos días en España está sucediendo lo que ya antes ha sucedido en muchos episodios de la historia: miles de personas que nos venimos sintiendo excluidas, traicionadas, abandonadas, acalladas, manipuladas, tergiversadas, silenciadas, etc. nos hemos lanzado a la calle a expresarnos, a mostrarnos, a decir BASTA, a pedir una democracia real ya, que respete todas las sensibilidades existentes, y no sólo las dominantes.

Es una gran noticia. Una buena noticia. Nadie debería sentirse defraudado u ofendido. Para mí, como cristiano, esto me recuerda el pasaje evangélico de Mt 16:3, en que Jesús cuestiona a los clérigos del templo, ante los acontecimientos que suceden, por su incapacidad para discernir los signos o señales de los tiempos, o sea, los síntomas de que los tiempos iban a cambiar y lo harían para mejor. Los fariseos no eran capaces de ver en Jesús de Nazaret más que una amenaza para sus intereses, y nunca se representaron que su testimonio pudiera servir para mejorar el mundo. Algunos hoy, como aquellos fariseos, sólo ven en estas movilizaciones una amenaza para sus intereses. Otros, parece que cada vez más, sentimos que son uno de aquellos signos de los tiempos.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

LIDERAR DESDE LA HUMILDAD

El tema de hoy arranca con el fútbol, Mourinho y el Real Madrid. Solo Mourinho es un filón muy jugoso que da para un blog exclusivo sobre liderazgo y habilidades personales y profesionales. Arranca con fútbol, así que para empezar, la noticia del fin de semana pasado: la victoria del Sporting de Gijón en el Santiago Bernabéu (0-1) ante el Real Madrid:

http://www.realmadrid.com/cs/Satellite/es/1330051365197/noticia/Cronica/0-1:_El_Real_Madrid_choca_ante_Juan_Pablo.htm

Pero arrancar no significa que vaya a reconvertir este blog en una bitácora futbolística (ya hay suficientes). Me gustaría reflexionar sobre una virtud evangélica: la humildad. En este tiempo de cuaresma, de revisión profunda de nuestro compromiso cristiano, la luz de la humildad nos invita al sosiego, al respeto y al discernimiento íntimo y amoroso de los que nos rodean, sean desconocidos, vecinos, extraños o, incluso, adversarios deportivos.

Siento que esta virtud evangélica es una de las competencias básicas del líder tradicional pero sobre todo del nuevo líder que se avecina (el sabio o élder). Volvamos al fútbol, aunque no para hacer la fácil lectura de la victoria del humilde sobre el soberbio. El entrenador portugués ha quebrado su incontestable racha de victorias caseras en uno de los momentos decisivos de la temporada, justo cuando los grandes marcan la diferencia para convertirse en campeones.

http://www.rcnradio.com/noticias/04-04-11/se-acab-el-encanto-del-invicto-de-mourinho

Sí, el técnico luso ha perdido su encanto de invicto en casa justo unos días antes de que el Real Madrid juegue la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones en el Bernabéu. Vaya presión. Qué momento para perder. Es normal ponerse nervioso, incluso los más grandes líderes lo hacen. Sin analizar demasiado, revisemos la reacción de Mourinho:

http://ecodiario.eleconomista.es/futbol/noticias/2958947/04/11/Mourinho-Si-hubiera-querido-empatar-a-cero-lo-hubiera-conseguido.html

Toma lección de humildad: el problema es que el portugués quería ganar; si hubiera querido empatar lo habría conseguido. Por supuesto que el reconocimiento de errores, por lo que llevamos visto los aficionados al balompié en lo que va de temporada, no es su fuerte; y que la prensa ha encontrado un buen filón y no pierde oportunidad para sacar réditos a sus declaraciones; pero de eso a negarle al Sporting y su entrenador (Preciado) todo mérito en su propia victoria, hay un trecho duro de recorrer. Frente a la soberbia mourinha, conozcamos las declaraciones del recio entrenador sportinguista:

http://www.marca.com/tv/?v=9USZO3rbFBD

Lo primero, reconocimiento a su adversario deportivo. A pesar de que Mou no se deshiciera precisamente en elogios hacia Preciado, éste le valoró públicamente en su comparecencia mediática antes de decir nada más. Y no era poco lo que podía decir: ¡acababa de ganarle al centenario Real Madrid, mejor equipo de fútbol del siglo XX según la FIFA, y en su propio feudo, el impresionante Santiago Bernabéu! Pero además, acababa de romper la histórica racha de imbatibilidad de Mourinho en casa: desde el año 2003 no perdía en su propio campo el portugués. O sea, que Preciado tenía razones para empezar hablando de su gesta: sin embargo, su primer reconocimiento fue para el adversario; el segundo, para sus chicos, su equipo de futbolistas. Sobre él mismo, nada recogen los medios. Tiene toda mi admiración. Porque además, tenía otra razón adicional para vanagloriarse: Mou había criticado duramente su planteamiento de juego cuando visitó Camp Barça (consiguió allá un empate el Sporting).

Es la humildad una virtud recogida en los evangelios en el prosaico lavado de pies de Jesús a sus amigos y discípulos (Jn 13, 14 ss), a los que quería tanto que le parecía normal sanearle los pies, por más que ellos se quedaran perplejos viendo a todo un Hijo de Dios hacer las tareas que en aquel entonces desarrollaban los siervos, los esclavos, las mujeres o los niños, seres todos considerados de segunda clase. Incluso alguno de esos seguidores se negó de entrada a ser limpiado por el Mesías. Jesús termina explicando esto en otro pasaje evangélico:

“Y surgió una discusión sobre quien debía ser considerado como el más grande. Jesús les dijo: los reyes de las naciones dominan sobre ellas, y los que ejercen el poder sobre el pueblo se hacen llamar bienhechores. Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que es más grande, que se comporte como el menor, y el que gobierna, como un servidor. Porque ¿quién es mas grande, el que está a la mesa o el que sirve? ¿No es acaso el que está en la mesa? Y sin embargo, yo estoy entre ustedes como el que sirve” (Lc. 22,24-27).

La grandeza de Preciado es presentarse como pequeño cuando tiene todas las posibilidades de hacerlo como grande. No es más grande el que está en la institución más grande; si me apuran, nadie es más grande. Todos somos pequeños y limitados, aunque potencialmente seamos muy grandes, sobre todo en amor. Preciado no se olvida de esto cuando comparece ante los medios y ensalza al adversario y a sus jugadores.

Quizá el fútbol profesional no sea el campo más adecuado para que Jesús y la buena nueva campen por allí, pero las personas que quieran facilitar procesos de cambio y desarrollo en el siglo XXI -los líderes del aquí y del ahora, los élderes- sí pueden aprender mucho del evangelio y de sus virtudes cardinales.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | 19 comentarios