LIDERAR DESDE LA HUMILDAD

El tema de hoy arranca con el fútbol, Mourinho y el Real Madrid. Solo Mourinho es un filón muy jugoso que da para un blog exclusivo sobre liderazgo y habilidades personales y profesionales. Arranca con fútbol, así que para empezar, la noticia del fin de semana pasado: la victoria del Sporting de Gijón en el Santiago Bernabéu (0-1) ante el Real Madrid:

http://www.realmadrid.com/cs/Satellite/es/1330051365197/noticia/Cronica/0-1:_El_Real_Madrid_choca_ante_Juan_Pablo.htm

Pero arrancar no significa que vaya a reconvertir este blog en una bitácora futbolística (ya hay suficientes). Me gustaría reflexionar sobre una virtud evangélica: la humildad. En este tiempo de cuaresma, de revisión profunda de nuestro compromiso cristiano, la luz de la humildad nos invita al sosiego, al respeto y al discernimiento íntimo y amoroso de los que nos rodean, sean desconocidos, vecinos, extraños o, incluso, adversarios deportivos.

Siento que esta virtud evangélica es una de las competencias básicas del líder tradicional pero sobre todo del nuevo líder que se avecina (el sabio o élder). Volvamos al fútbol, aunque no para hacer la fácil lectura de la victoria del humilde sobre el soberbio. El entrenador portugués ha quebrado su incontestable racha de victorias caseras en uno de los momentos decisivos de la temporada, justo cuando los grandes marcan la diferencia para convertirse en campeones.

http://www.rcnradio.com/noticias/04-04-11/se-acab-el-encanto-del-invicto-de-mourinho

Sí, el técnico luso ha perdido su encanto de invicto en casa justo unos días antes de que el Real Madrid juegue la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones en el Bernabéu. Vaya presión. Qué momento para perder. Es normal ponerse nervioso, incluso los más grandes líderes lo hacen. Sin analizar demasiado, revisemos la reacción de Mourinho:

http://ecodiario.eleconomista.es/futbol/noticias/2958947/04/11/Mourinho-Si-hubiera-querido-empatar-a-cero-lo-hubiera-conseguido.html

Toma lección de humildad: el problema es que el portugués quería ganar; si hubiera querido empatar lo habría conseguido. Por supuesto que el reconocimiento de errores, por lo que llevamos visto los aficionados al balompié en lo que va de temporada, no es su fuerte; y que la prensa ha encontrado un buen filón y no pierde oportunidad para sacar réditos a sus declaraciones; pero de eso a negarle al Sporting y su entrenador (Preciado) todo mérito en su propia victoria, hay un trecho duro de recorrer. Frente a la soberbia mourinha, conozcamos las declaraciones del recio entrenador sportinguista:

http://www.marca.com/tv/?v=9USZO3rbFBD

Lo primero, reconocimiento a su adversario deportivo. A pesar de que Mou no se deshiciera precisamente en elogios hacia Preciado, éste le valoró públicamente en su comparecencia mediática antes de decir nada más. Y no era poco lo que podía decir: ¡acababa de ganarle al centenario Real Madrid, mejor equipo de fútbol del siglo XX según la FIFA, y en su propio feudo, el impresionante Santiago Bernabéu! Pero además, acababa de romper la histórica racha de imbatibilidad de Mourinho en casa: desde el año 2003 no perdía en su propio campo el portugués. O sea, que Preciado tenía razones para empezar hablando de su gesta: sin embargo, su primer reconocimiento fue para el adversario; el segundo, para sus chicos, su equipo de futbolistas. Sobre él mismo, nada recogen los medios. Tiene toda mi admiración. Porque además, tenía otra razón adicional para vanagloriarse: Mou había criticado duramente su planteamiento de juego cuando visitó Camp Barça (consiguió allá un empate el Sporting).

Es la humildad una virtud recogida en los evangelios en el prosaico lavado de pies de Jesús a sus amigos y discípulos (Jn 13, 14 ss), a los que quería tanto que le parecía normal sanearle los pies, por más que ellos se quedaran perplejos viendo a todo un Hijo de Dios hacer las tareas que en aquel entonces desarrollaban los siervos, los esclavos, las mujeres o los niños, seres todos considerados de segunda clase. Incluso alguno de esos seguidores se negó de entrada a ser limpiado por el Mesías. Jesús termina explicando esto en otro pasaje evangélico:

“Y surgió una discusión sobre quien debía ser considerado como el más grande. Jesús les dijo: los reyes de las naciones dominan sobre ellas, y los que ejercen el poder sobre el pueblo se hacen llamar bienhechores. Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que es más grande, que se comporte como el menor, y el que gobierna, como un servidor. Porque ¿quién es mas grande, el que está a la mesa o el que sirve? ¿No es acaso el que está en la mesa? Y sin embargo, yo estoy entre ustedes como el que sirve” (Lc. 22,24-27).

La grandeza de Preciado es presentarse como pequeño cuando tiene todas las posibilidades de hacerlo como grande. No es más grande el que está en la institución más grande; si me apuran, nadie es más grande. Todos somos pequeños y limitados, aunque potencialmente seamos muy grandes, sobre todo en amor. Preciado no se olvida de esto cuando comparece ante los medios y ensalza al adversario y a sus jugadores.

Quizá el fútbol profesional no sea el campo más adecuado para que Jesús y la buena nueva campen por allí, pero las personas que quieran facilitar procesos de cambio y desarrollo en el siglo XXI -los líderes del aquí y del ahora, los élderes- sí pueden aprender mucho del evangelio y de sus virtudes cardinales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a LIDERAR DESDE LA HUMILDAD

  1. Juan dijo:

    Magnífico David.

  2. Dios experimenta a través de nosotros, somos Dios expandiéndonos en el ancho mar de la Creación, así pues también en el futbol está Vivo, como en cualquiera de los asuntos humanos, experimentando las luces y las sombras que manifestamos…
    Un abrazo

  3. ..Pero que clase tiene…pero que forma de verlo ..de enfocar..de vislumbrar..de comparar..
    Alabado sea Allah..Alabado sea Jesús..y Alabada sea María..y la otra María..la Magdalena…

    Gracias por este artículo…la comparativa y la forma de nexionarlas ha sido magnífica…
    Felicidades..un abrazo

    Isa Abdullah waj nash

  4. José Juan dijo:

    Me ha gustado mucho. Me duele como madridista el sujeto que has utilizado para tu magnífica reflexión. El Señor se congratula en la debilidad, en lo aparentemente desprecible se encuentra el mayor tesoro. La cruz es el camino de la vida en plenitud. Un abrazo

    • Querido José Juan: no sufras por la debilidad de Mou, la compasión cristiana conduce al amor hacia él… Fíjate, después de pensar y escribir sobre Mou ahora lo siento más humano y terreno, fuera del Olimpo de los dioses donde ninguna persona puede ni debe andar. Los futbolistas galácticos y sus entrenadores no dejan de ser hombres. Menos mal.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

  5. José Rafael Rich Ruiz dijo:

    Magnífica reflexión sobre la humildad como elemento de liderazgo. Además, la humildad es una actitud básica para seguir aprendiendo, para seguir liderando. La soberbia del que todo lo sabe lo incapacita para el aprendizaje. Hay que vaciarse para poder llenarse. Enhorabuena!

  6. Rafa Cantero dijo:

    Esto que escribes David, que da gusto leerlo por que podemos compartir reflexiones tan interesantes, me recuerda una máxima que nunca olvido y que día tras día se puede desgranar: “mandar obedeciendo”, un valor contracultural que habría que rescatar, sobre todo en la política donde abunda la soberbia. Pero me ha resultado curiosa la paradoja fútbol espectáculo/circo mediático/humildad, en este ejemplo no lo tengo tan claro, hay demasiada sobreactuación y demasiadas claves, y reglas infranqueables, por ejemplo: si pierdes te vas. Pero desde luego no vendría mal. ¡¡¡ aupa atleti !!!

    • ¡Cierto! Algo de eso dejaba caer cuando hacia el final de la entrada refiero que el fútbol profesional no es campo muy abonado para la humildad: demasiadas vanidades… Pero ¿acaso hay alguien que esté libre de pecado -continuando con la referencia evangélica-? Yo por supuesto no.
      Gracias, Rafa, en todo caso, por tu tiempo y aportación; ¡aúpa atleti!

  7. Antonio Guerra dijo:

    Gracias por tu reflexión, esta en si demuestra tu propia grandeza.
    Un Abrazo

  8. Encarna (Algeciras) dijo:

    De verdad David, me he quedado absolutamente “flipada” con tus referencias evangélicas. Tras salir de la sorpresa, tengo que decir que me ha gustado leer tu artículo y que destaques la humildad como un valor de liderazgo y, además, me ha resultado divertido que hayas utilizado el fútbol como ejemplo.
    Felicitaciones y un abrazo grande.

  9. Carmen dijo:

    Magnífica reflexión. Da gusto leer palabras llenas de sentido y acierto. Carmen Ramos

    • Gracias por esos calificativos, más por el priimero que por el segundo. No pretendo acertar siempre, el error forma parte de la dinámica humana. En cambio sí persigo que mis reflexiones tengan algún sentido, aunque a veces, como digo, el sentido no sea el más acertado.
      Un saludo.

  10. Cesar Gutierrez dijo:

    Quería decirte que tienes un blog estupendo y unos temas de reflexión de gran calado.

    Respecto al tema de la humildad, en lo referente a preciado y mouriño, una pregunta:

    Si este hombre es tan arrongante (que lo es) que es lo que hace que parte del madridismo lo alabe y lo defienda…

    ¿No sera que hay mucho cateto en este pais y este sr solo se adapta a su publico objetivo??

    Ni que decir tiene que yo estoy con el talante de Guardiola (mucho mas alla que ser del Barça).

    Y, que hace que este tipo de lider tenga la fe ciega de los jugadores de sus equipos? O sera mas miedo que fe?

    • En mi opinión se trata de una cuestión de estilos. Mourinho apuesta por el principio de autoridad mientras q Guardiola es mas seguidor de un liderazgo emocional atento al buen ambiente y espíritu de equipo. Así, aunque haya líderes naturales y figuras de relumbrón, nadie ejerce de manera autoritaria o estridente la dirección del equipo. Quien lo hace es Guardiola de una manera mas q sutil.
      Mourinho es de la vieja escuela: abronca en público a quien comete errores (Khedira), ridiculiza a compañeros en sus conflictos (Pepe y Carvalho), critica a cualquiera q se ponga en su punto de mira (Preciado, los árbitros, la UEFA, etc.), insulta y agrede (el dedo en el ojo del segundo entrenador blaugrana)… En definitiva, un maleducado provocador con problemas de respeto a los límites propios y ajenos.
      Eso sí, ha sabido triunfar ganando la Liga de Campeones hasta en 3 clubes europeos diferentes y eso hace q muchos lo respeten y confíen en él. ¿Que no haría el madridismo por acabar con este terrible ciclo de éxitos con clase y “jogo bonito” azulgrana? Cualquier cosa. Y en eso se incluye un estilo en su banquillo q no se compadece con la historia del club mas importante del siglo XX. Por esto Mourinho está en el Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s