DEMOCRACIA PROFUNDA

No puedo negar que estos días me siento alegre y optimista. Mis entrañas destilan confianza en el género humano y en la ciudadanía. Mis sueños me muestran lugares revueltos pero a la vez bellos. Percibo unas vibraciones, buenas vibraciones, que me infunden una gran esperanza en el futuro.

Como supongo alguien habrá adivinado, mi estado de ánimo tiene que ver con las movilizaciones por una democracia real ya, derivadas del movimiento 15-M. Sin aparente promotor, grandes grupos de personas están ocupando los espacios públicos de toda España para manifestar su malestar, su indignación (se cita a Stéphane Hessel como uno de los ideólogos por su manifiesto “Indignaos”, prologado por Sampedro). Las redes sociales de internet están saturadas de mensajes de apoyo y rebeldía, de cansancio e indignación, de reforma y revolución. Los medios masivos dominantes (SER, COPE, RNE, El Mundo, El País, etc.) que inicialmente ocultaron las protestas, ahora no dejan de atender -desinformando en muchos casos- el fantasma que recorre España. Significativa la intervención de una ciudadana en una tertulia de RNE que sobrecoge no sólo por su pasión sino también por la verdad de su contenido; circula por internet levantando la moral de la gente y la recomiendo para quien quiera tomarse una píldora de realidad (http://www.facebook.com/video/video.php?v=1963847267044&oid=209411621851&comments). Asimismo, las movilizaciones están difundiéndose por todo el mundo a través de muy diversas vías, entre las que destacan de nuevo las redes sociales (http://www.facebook.com/SpanishRevolution).

No es un movimiento monolítico como muestra la existencia de diversos enlaces en las redes sociales, en los correos electrónicos, en los sms, en el boca-oreja, etc. Se trata de una expresión de gran diversidad y pluralidad, de múltiples sensibilidades, de motivaciones complejas, todas ellas unidas por un grito común de BASTA. De las numerosas consignas repetidas, destacan las coreadas contra banqueros y políticos de un país que supera los 4 millones de desempleados, donde el mileurismo es una suerte, las ayudas sociales una lotería y el futuro una incógnita. La gente se levanta contra esos banqueros y políticos que en este contexto siguen cobrando retribuciones (bonus, pluses, dietas, pensiones extraordinarias, etc.) desmesuradas. Perciben a una banca que sigue consiguiendo pingües beneficios y a pesar de ello es subsidiada por el Estado, mientras se le exige al pueblo que se apriete el cinturón. En las redes sociales se preguntan por qué suprimen ayudas o se recortan pensiones y a la vez se hacen fondos de ayuda al sector bancario. Por el twitter circulan mensajes cuestionando los altos emolumentos de políticos de instituciones calificadas poco útiles, como el Senado. En facebook hay un grupo que pide que no se presenten a elecciones los políticos imputados en casos de corrupción.

En definitiva, se está hablando de política (en el más amplio sentido), contra el criterio del dictador Franco (que recomendaba a la gente que hiciera como él y no se metiera en política), lo que de por sí podría ser motivo de alegría. En plena campaña electoral, se habla de la política que preocupa a la ciudadanía. Y es preocupante que la gente sienta que los políticos no hablen de esa política.

Otra nota destacable es que todo este movimiento, no homogéneo pero que podríamos identificar, entre otros, con espacios virtuales como el ya citado democraciarealya.es (web que está saturada por cierto en estos momentos), es muy respetuoso y pacífico, no-violento. Dadas las circunstancias de malestar y desencanto previas, resulta agradablemente sorprendente que no se haya caído en la expresión airada o en la producción de altercados públicos, lo que también es una muestra de cierta madurez personal y colectiva de la ciudadanía. Escribo esto en el momento en que la Junta Electoral Central (JEC) ha declarado ilegales las concentraciones ciudadanas de toda España, poniendo en un aprieto al Gobierno y las fuerzas de seguridad que en las próximas horas tendrán que afrontar un trabajo tan problemático como complejo. El movimiento ya se ha movilizado ante ello (http://actuable.es/peticiones/urgente-exige-autoricen-concentracion-puerta-del-sol), y se nos plantea en las próximas horas a todos/as como nación un reto mayúsculo al que confío sepamos dar una respuesta inteligente y madura.

Mi particular reflexión al respecto, en relación a la temática de este blog, vuelve a centrarse en las reflexiones que el maestro Mindell (Sentados en el fuego, Icaria 2004) hace al respecto de la democracia profunda. Los procesos de liderazgo necesarios en esta coyuntura pasan por tomar conciencia de qué sensibilidades han sido y siguen siendo representadas y cuáles no. El verdadero líder, el élder o sabio, aprende a sentir cosas, relaciones y sentimientos que apenas han venido siendo expresados y, sobre todo, escuchados. Por eso, escucha no sólo las expresiones de rigor y autoridad, los deseos de hegemonía, las amenazas de represión (comúnmente con mayor repercusión mediática, como es la resolución de la JEC, u otras opiniones de sectores conservadores), sino también las expresiones marginales, las visiones trascendentes, los deseos sublimes, los sueños utópicos, los gritos de rabia, etc. En relación con estas últimas, hay muchas personas que tienen poderosas expresiones interiores que no saben cómo expresar (algunas simplemente se lanzan a la calle y ocupan los espacios públicos). Porque no todo se puede decir. Algunos mensajes sólo se pueden oir conectando con nuestro magma más profundo: algunas personas rezan o meditan, otras cantan o bailan, otras guardan silencio en una concentración urbana. El buen proceso de liderazgo considera también estos mensajes profundos y no sólo los dominantes que son amplificados por los poderosos medios masivos de comunicación.

Para llegar a la democracia profunda es necesario atender las voces que normalmente no son atendidas, las vivencias experimentadas, los sentimientos profundos, los sueños anhelados, el espíritu de la tierra, los gustos y disgustos a flor de piel. Así, damos posibilidad para que todas las personas podamos expresarnos, y no sólo aquellas que cuentan con medios (económicos, culturales, intelectuales, políticos, institucionales, etc.) para hacerlo. En palabras de Mindell, “necesitamos libertad para soñar en cualquier momento. La democracia profunda significa la posibilidad para todo el mundo de percibir y expresar todo lo que siente.”

En estos días en España está sucediendo lo que ya antes ha sucedido en muchos episodios de la historia: miles de personas que nos venimos sintiendo excluidas, traicionadas, abandonadas, acalladas, manipuladas, tergiversadas, silenciadas, etc. nos hemos lanzado a la calle a expresarnos, a mostrarnos, a decir BASTA, a pedir una democracia real ya, que respete todas las sensibilidades existentes, y no sólo las dominantes.

Es una gran noticia. Una buena noticia. Nadie debería sentirse defraudado u ofendido. Para mí, como cristiano, esto me recuerda el pasaje evangélico de Mt 16:3, en que Jesús cuestiona a los clérigos del templo, ante los acontecimientos que suceden, por su incapacidad para discernir los signos o señales de los tiempos, o sea, los síntomas de que los tiempos iban a cambiar y lo harían para mejor. Los fariseos no eran capaces de ver en Jesús de Nazaret más que una amenaza para sus intereses, y nunca se representaron que su testimonio pudiera servir para mejorar el mundo. Algunos hoy, como aquellos fariseos, sólo ven en estas movilizaciones una amenaza para sus intereses. Otros, parece que cada vez más, sentimos que son uno de aquellos signos de los tiempos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a DEMOCRACIA PROFUNDA

  1. Juan Sillero Illanes dijo:

    Lo que me parece más sorprendente de todo este movimiento es que de momento, y espero que siga siendo de la misma manera, el liderazgo no se puede localizar en una sola persona y con una coherencia que levanta los vellos de la piel, los ciudadanos tan heterogéneos como iguales , alzan su voz a una expresando su descontentos con la clase dominante. Que pena que Jose Saramago no haya podido ser testigo de un momento historico que de parecida manera ya pronosticó en sus tratados sobre la ceguera y la lucidez. Y menciono tambien el primero porque en él nos habla de lo bueno y lo malo que en el ser humano habita. Impresiona pensar que tras solo una generacion en nuestra etapa democrática los politicos, banqueros y demas personajes influyentes en el poder se haya acomodado tan facilmente en una nueva clase social tan insensible y cínica como la corte de un rey absolutista del siglo XVII.
    Un abrazo y sigue hablandonos de paz, que es lo que leo en el fondo de tus palabras.

    • ¡Eureka! De ahí que se hable del liderazgo como proceso, y más de facilitadores que de líderes. Con todo, puede reducirse a una cuestión terminológica: líderes que facilitan son los élderes o sabios de los que habla Mindell y otros autores.

  2. Rafa Delgado dijo:

    Amén, hermano.
    El viento (fresco y renovado) parece que empieza a soplar a favor y la nave SE MUEVE en la dirección correcta, abandonando la deriva en la que se encontraba por mal patronaje.
    Es un despertar tan necesario como emocionante el que vivimos estos días.
    ¿Hasta cuándo durará?
    Ojalá que lo necesario para llegar a puerto. Pero si no…siempre nos quedarán los remos y la unión de voluntades para empuñarlos.

    • De acuerdo, también por mí alma se atraviesa la incertidumbre ante la deriva de los acontecimientos. Pero ¿sabes qué? Me gustaría centrarme en el aquí y ahora, q ya conforme vaya llegando otro aquí y ahora, iremos sintiendo qué nos pide ese otro momento y lugar.

  3. Alfonso Puerta Puerta dijo:

    Primero amigo David ha sido una grata sorpresa descubrir tu blog, internet gran herramienta de divulgación para el pueblo que precisa de personas con fuerte compromiso social y dotes intelectuales con ganas de escribir (parafraseando el blog de Juan Torres). En fin, no sólo tú te alegras, hay un sentimiento colectivo de alegría al descubrir que la sociedad despierta de un largo letargo y se hace capaz de responder a los ataques de los poderosos, y lo hace desde una actitud reflexiva y pacífica, el movimiento surgido ha de ser capaz de aglutinar todas las demandas y reconducirlas hacia la sociedad. Los que nos consideramos cristianos, vemos muchas similitudes con la vida del nazareno: la expulsión de los mercaderes del templo, las parábolas y otros discursos pronunciados en las calles y plazas, la denuncia de los actos que subyugan a las clases bajas, y siempre desde abajo. De todas formas el movimiento precisa una muy importante reflexión y capacidad para afrontar las étapas sucesivas: denuncias constructivas de demandas existentes en el total del espectro social de la población. “sin prisa, pero sin pausa”, y para ello precisa de grandes intelectuales que den forma a los sentimientos colectivos y así poderlos ofrecer a los poderosos. Esperemos que camine seguro y que se cumpla al tercer día resucitó, y bajar de la cruz a la inmensa legión de desposeidos. Los cristianos en nuestro interior rezaremos por esta coyuntura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s